DESPACHOS SANTIAGO DE 24 a 48 HRS HÁBILES | DESPACHO GRATIS SOBRE $75.000

Expedición Lago Bergues y Glaciar Lucía por Conserbici

Expedición Lago Bergues y Glaciar Lucía por Conserbici

Hace más de un año estábamos planificando ir al Lago Bergues por nuestro proyecto de título (José Andonaegui y Nicolás Bustos), la fecha inicial fue Marzo del presente año (2020) pero debido a la contingencia mundial tuvimos que aplazar indefinidamente esta expedición, hasta que se habilitaron los viajes interregionales para Octubre y a penas nos enteramos de esto comenzamos a gestionar todo para poder llevar a cabo la expedición lo antes posible, y acordamos partir el día 30 de Octubre hasta el día 17 de Noviembre con un total de 19 días.

Cuando ya estábamos seguros que se podría realizar le avisamos a Ignacio Castro (Fotógrafo de Conserbici) para que nos acompañe en este gran viaje y nos respondió de manera muy entusiasta, dos días después nos confirmó su asistencia a la expedición. Terminamos de preparar todo y salimos desde Santiago con rumbo al Río Pascua ubicado 90 km del final de la Carretera Austral, el primer día tuvimos que cambiar el disco de embrague de la camioneta debido a que el que tenía estaba muy gastado y ya no aceleraba ni tomaba los cambios, pero no fue un mayor impedimento para seguir adelante, ya que, todo se dio para que fuese así.

 

Luego de 5 días de ruta y más de 2.500 km logramos llegar a las orillas del río Pascua para al día siguiente cruzar la camioneta en el balseo y seguir adelante por la nueva ruta que se había construido hacia el Bajo Pascua, el día 6 logramos cruzar el balseo y el día no estaría exentó de complicaciones, ya que al cruzar el puente del río Bergues (uno de los dos desagües que tiene el Lago Bergues) a 200 metros aprox nos encontramos con un corte de camino abismalmente grande, el río Pascua junto con un pequeño estero que bajaba del cerro se habían llevado casi 50 metros de camino con una profundidad de 20 metros aprox, se nos hacía imposible seguir progresando en la camioneta, así que cruzamos todo el equipo por un pequeño sendero que creamos hasta el otro lado del corte de camino y decidimos portear el equipo en bicicleta, Ignacio se fue caminando con su equipo, ya que solo teníamos 2 bicicletas y yo con Nicolás, hicimos dos porteos en los 12 km que nos restaban de ruta para llegar al campamento base en las orillas del río Borquez (segundo desagüe del Lago Bergues), terminamos con los porteos a eso de las 21:30 hrs y Ignacio ya tenía el campamento base ya armado y una pequeña fogata lista para hacer unos salmones que nos habían regalado unos trabajadores que estaban arreglando la estación de la DGA ubicada en el río Pascua, los salmones estaban buenísimos y comimos hasta hartarnos.

 

En el día siguiente ya nos encontrábamos en el séptimo día de la expedición y decidimos arreglarnos con equipo y comida para dos noches, y partimos con rumbo al Lago Bergues para ir en busca del objetivo principal que era poder observar el glaciar Lucía y navegar el Lago, la cual sería la cuarta navegación que se tiene registrada en el Lago.  Durante 6 horas caminando en zonas de mallín inundadas y 7,5 km logramos divisar el Lago Bergues con nuestros propios ojos, en el camino al Lago tuvimos que hacer un cruce en packraft al río Borquez en donde pasamos mucho frio, ya que, llevábamos varias horas mojados abriendo ruta entre el mallín y comenzó a llover copiosamente con algo de viento, además tuvimos que inflar el packraft con nuestros pulmones debido a que no llevamos el inflador, lo que hizo más larga la espera bajo la lluvia, pero al cruzar el río el camino se abrió y pudimos hacer casi una línea recta hasta el mismo lago. Todo esto fue con ayuda del drone que llevamos, el que nos ayudaba a ver las mejores opciones para la ruta y también para encontrar una zona para hacer campamento a la orilla del Lago, una vez establecida la zona de campamento llegamos y armamos campamento, en paralelo nos turnábamos para inflar los dos packraft para al día siguiente salir a primera hora con rumbo al glaciar Lucía.

 

Día 8 partimos hacia el glaciar Lucía, el Lago estaba como una taza de leche muy calmo, remamos casi 1 km y ya estábamos navegando entre témpanos. Al tener solo 2 packraft para 3 por seguridad decidimos que yo (José) caminaría por el borde del Lago para ver una posible ruta de trecking y Nicolás y Ignacio navegaban al lado mío por si es que había alguna pasada en la que me debían asistir. En resumen fue una ruta de 6 km en donde pude progresar vía terrestre durante 5 km, al final de la ruta ya podíamos divisar casi en su totalidad el frente de la pared glaciar de casi 1,5 km o un poco más de ancho, el punto de observación estaba en una playa rocosa donde caía una cascada de 20 metros aproximadamente y habían unos pequeños cerros en donde se podía observar mejor el Glaciar, desde ahí nos instalamos y estuvimos explorando la zona y el glaciar con el Drone y registrando con nuestros celulares y la cámara de Ignacio todo lo posible para en una eventual vuelta al lugar hacer imágenes comparativas del rápido retroceso glaciar, podemos decir esto con mucha autoridad, ya que en la carta que habíamos comprado en el IGM aparecía que el glaciar Lucía tenía casi dos km más desde donde está actualmente, de hecho hace 6 años dividía al Lago Bergues en 2 partes. Luego de observar el glaciar por más de dos horas nos dispusimos a volver, esta vez nos fuimos todos remando y a la mitad de la ruta Nicolás se fue caminando por el borde del Lago, llegamos al campamento muy contentos y cansados, ordenamos las cosas para al día siguiente bajar por el río Borquez hasta el campamento base.

 

Día 9 comienza el día a las 7 am, desayunamos rápidamente y cargamos los packraft para volver al campamento base por el río, ya que era una ruta mucho más corta que devolverse caminando y aprovechamos los packraft. Al comienzo Nicolás baja con todo el equipo y José con Ignacio aproximamos a la naciente del río en un mismo packraft. Ya en el río decidimos que Ignacio y Nicolás bajen en packraft mientras que yo (José) bajaría por la orilla del río por seguridad, y los chicos me asistirían cuando la ruta terrestre se cierre por densos bosques o ríos, en la totalidad de la ruta solo tuvieron que asistir por 3 cruces del río Borquez hasta llegar al puente Borquez en donde teníamos armado el campamento base, la bajada fue muy rápida, mucho más que la subida a pie y muy entretenida en partes más rápidas. Ya en el campamento base nos dispusimos a salir en bicicleta yo y Nicolás para ir a conocer la zona del Bajo Pascua y recolectar más información, en resumen recorrimos casi 30 km sin encontrar a ni una sola persona y encontramos muchas aves, cursos de agua y algunos animales de crianza como cerdos y cabras. Pudimos divisar una casa pero se encontraba al otro lado del río Pascua, por lo que decidimos volver otro día por el río Pascua.

El día 10 fue solamente de descanso en el campamento base, este día hizo un peculiar calor por lo que pasamos gran parte de la tarde en el río bañándonos y conversando. El día 11 con Nicolás nos dispusimos a bajar la mitad restante que faltaba del río Borquez hasta llegar al río Pascua y llegar a la casa que estaba al otro lado del río. Al llegar a la casa nos encontramos con la señora América quien nos recibió muy bien con mucha alegría, ella es una residente del bajo Pascua desde el año 1.967 y actualmente es la única pobladora de la zona, le ayudamos a terminar de pintar su casa porque cuando llegamos estaba en eso y lo dejo de lado por nosotros, la señora Amelia fue muy amable con nosotros y estaba muy contenta por la ayuda que le dimos. Luego de eso nos despedimos y volvimos a los packraft, cruzamos el río hasta el frente de la casa en donde hay un camino de ripio en muy buen estado y volvimos al campamento base en bicicleta, en donde ordenamos todo el equipo para al día siguiente comenzar la vuelta a la camioneta.

 

Día 12 comenzamos temprano, fuimos a hacer un trecking al otro lado del río Borquez en donde después de un km llegamos a una vista privilegiada del lago y de la parte superior de los glaciares que colgaban del Campo de Hielo Patagónico Sur, el sendero era bastante bueno pero también estaba inundado en algunas partes, luego decidimos volver al campamento base para emprender el regreso. Sin embargo antes decidimos ir en busca de Rafael (Hijo de la señora Amelia) para ver si nos podía ayudar con su camioneta para llevar el equipo en una sola instancia hasta el corte de camino, el cual salió de la casa cruzo el río en su bote y sin problema alguno nos dice que si, y en menos de una hora ya habíamos llegado a la camioneta de vuelta. Nos despedimos de Rafael muy agradecidos y nos dispusimos a cargar la camioneta para pasar la noche a orillas del río Pascua, ya en el río Pascua armamos el campamento y celebramos la expedición con un vino que habíamos guardado, en donde llegamos a muchas conclusiones, como que éramos los primeros en descender el río Borquez en Packraft, antes solo había un descenso que era de un compatriota que hizo un descenso en kayak, y éramos los segundos en descender el río en una embarcación no motorizada.

Día 13, 14 y 15 volvimos hasta Chaitén para esperar la barcaza que va hacia Hornopiren desde Caleta Gonzalo pero lamentablemente la perdimos, así que nos atrasamos un día, y decidimos subir el volcán Chaitén el día 16 en la mañana antes de ir a la barcaza. Día 16 nos fuimos al volcán Chaitén y en 50 minutos estábamos arriba mirando sus fumarolas y lagunas que está n alrededor del cráter, una vista maravillosa hacia el cráter y también hacia los valles.

Día 16 y 17 fue la última parte del viaje y regreso a Santiago, el día 18 de Noviembre ya nos encontrábamos en nuestras casas con una gran expedición y experiencia finalizada, llena de buenos momentos. Queremos agradecer especialmente a nuestras familias por el apoyo incondicional, y también a las marcas que nos apoyan día a día, Atakama Outdoors, Zincl, Gnomo wear y a Conserbici por unirnos en estas aventuras. También queremos agradecer a toda la gente que conocimos en este viaje y nos apoyaron sin dudar, a nuestros compañeros de universidad, José Cruz, Katalina López, Macarena Galilea por su gran apoyo y gestiones dentro de nuestro viaje.

Texto por: José Andonaegui

Productos Recomendados